Teresa Margolles: entre la muerte, la violencia y la memoria

POR Melissa Mota
El horror es el elemento principal en la obra de esta artista, el cual, lejos de tener la intención de crear polémica, se utiliza para denunciar los homicidios cometidos en nuestro territorio, lo que da como resultado piezas que encarnan una memoria colectiva
(tramoyam1.blogspot.com)
En las dos décadas recientes, la artista mexicana Teresa Margolles (Culiacán, Sinaloa, 1963) ha captado la atención internacional, debido sus polémicas obras de arte basadas en la exposición de la muerte, la violencia y el terror expandido; aspectos que forman parte de la realidad del país.
Con una formación en medicina forense y en ciencias de la comunicación, Margolles se dedicó de lleno al arte en los años noventa, cuando formó parte del colectivo artístico mexicano SEMEFO, nombre de la institución de Servicios Médicos Forenses Mexicanos encargada de practicar autopsias a cuerpos no identificados, muchos de ellos asesinados, que están a la espera de ser reconocidos por sus familiares. Junto con Carlos López y Arturo Angulo, Margolles realizó videos, performances, arte objeto y esculturas, teniendo como taller artístico la morgue, donde recolectaban fluidos y pertenencias de víctimas de actos violentos.

Tras la desintegración del grupo en 1998, Teresa Margolles continuó trabajando con la misma línea temática, denunciando de una manera simple, pero contundente e impresionante ante los ojos de los espectadores, la brutalidad que se vive principalmente en el norte de la República como consecuencia de la situación política.
El horror es el elemento principal de su obra, el cual, lejos de tener la intención de crear polémica, se utiliza para denunciar los homicidios cometidos cotidianamente en nuestro territorio, dando como resultado piezas que encarnan una memoria colectiva que debe ser escuchada.
El impacto que provoca en los espectadores se debe a que sus obras no son simulacros sino de elementos, tanto corpóreos (sangre, órganos y grasa) como objetuales (camisas, vidrios), que pertenecieron en algún momento a alguna víctima de la morgue o que fueron abandonados, tras recoger el cuerpo, en el lugar de los hechos. Ejemplo de ello son las joyas realizadas con incrustaciones de pedazos de parabrisas, donde las balas impactaron en víctimas de ajustes de cuentas o del narcotráfico; paredes pintadas con grasa corporal pertenecientes a cadáveres de la morgue, o la exhibición de la lengua de un joven asesinado, la cual habla por todos los adolescentes muertos en el norte del país.
Asuntos pendientes (http://www.ohcolourmein.com/wp-content/uploads/2009/07/024.jpg)
El trabajo de Teresa Margolles funciona como una extensión de la muerte en el terreno de los vivos que clama atención. Es por ello que sus exposiciones se caracterizan por el silencio y por una pena compartida por extraños que no necesariamente pertenecen a una misma cultura, ya que no habla de individuos, utiliza cadáveres anónimos para denunciar una generalidad. Asimismo, en ocasiones busca que el espectador absorba del espacio de exhibición ese choque entre la vida y la muerte, como en la instalación Burbujas, que como su nombre lo indica, consiste en pompas creadas a partir del agua de la morgue que flotan por el aire, reventando e impregnándose en cuerpos que se mueven; o la instalación Vaporización, que consiste en una máquina que desprende el agua con el que limpian los cuerpos de la morgue convertido en vapor, el cual invade toda la sala de exhibición, haciendo que el público respire un símbolo mortuorio.
Vaporización (marthagarzon.com)
En 2009 representó a México en la 53 Bienal de Venecia. El pabellón, curado por Cuauhtémoc Medina bajo el título ¿De qué otra cosa podemos hablar?, exhibió piezas como “Bandera”, una tela impregnada con la sangre recolectada de ejecuciones en la frontera norte de México, la cual ondeó en el exterior del Palacio Rota Ivancich junto a la bandera de Venecia y de la Unión Europea. Asimismo, presentó “Limpieza”, una acción que consistió en trapear el piso del palacio con una mezcla de agua y sangre de gente asesinada en México.
Bandera, 2009 (http://jacket2.org/sites/jacket2.org/files/imagecache/wide_main_column/TERESA_BANDERA.jpg)
¿De qué otra cosa podríamos hablar? (http://lbamex.blogspot.com/2009/06/53-ed-biennale-arte-di-venezia-pabellon_20.html)
Lo que Margolles busca es dar una resignificación de la muerte, incitando a la reflexión de quien mira sus obras, así como hablar, a través del cuerpo mismo, de temas que por lo general son evitados por la sociedad, como el dolor, la angustia, la desigualdad, la violencia, el abandono, la indiferencia, la insensibilidad y el recuerdo amargo, resaltando así una realidad que no podemos evitar ni mucho menos ignorar.
Para que aprendan a respetar, 2010. Tela impregnada con sangre de ejecuciones en Guadalajara (peterkilchmann.com)