El excremento de gato, causa de infección en animales y humanos

POR Elizabeth Landau
Estos felinos liberan ooquistes causantes de enfermedades que pueden resultar peligrosas, especialmente para niños. Las heces de los animales pueden llegar hasta océanos, donde contaminan mariscos
(hifiwigwam.com)
Existe mucho más en el excremento de gato de lo que podemos observar. Éste puede causar enfermedades en humanos, nutrias y otros animales marinos.
Un gato joven puede verter hasta 100 millones de ooquistes (pequeñas estructuras en forma de huevo) en sus heces. Sólo se necesita un ooquiste para causar una infección de Toxoplasma gondii.
En gran parte, el parásito es asintomático en los humanos, pero a veces puede crear problemas para los bebés que nacen de madres infectadas e incluyen: pérdida de la audición, discapacidad mental y ceguera. Las personas con sistemas inmunes comprometidos, especialmente aquellos que padecen sida o VIH, también pueden desarrollar serias complicaciones.

Los investigadores tratan de entender las razones por las que los mamíferos marinos del Noroeste Pacífico comenzaron a morir de enfermedades relacionadas con protozoos en 2000.
Antes de eso no había ningún caso documentado. Sin embargo, muestras obtenidas en la zona encontraron una tasa de casi 4 por ciento de enfermedades de protozoos entre los animales varados, afirma Michael Grigg, investigador del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.
Grigg y otros expertos discutieron estos asuntos durante la junta anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés) en Vancouver, Canadá.
Las heces de gato pueden ser parte de la explicación, dicen los científicos.
(omafra.gov.on.ca)
Cuando los humanos se establecen cerca de las costas, pueden acentuar la contaminación de tierra al mar. Los ooquistes toxoplasma gondii de los gatos entrarían al océano por medio de la lluvia. Desde ahí, por ejemplo, tienen posibilidad de infectar mejillones y otros bivalvos que comen las nutrias marinas. Los humanos que comen mariscos crudos también estarían en riesgo.
Cerca de 25 por ciento de los estadounidenses está infectado con toxoplasmosis, y en algunas partes de Europa es cerca de 50 por ciento, explica Grigg. No se sabe por qué existe más gente con la infección en Europa, aunque algunos hábitos alimenticios como comer carne y pescado crudo pueden ser un factor determinante.
Asimismo, existen cepas de ese parásito en la Guyana Francesa y Surinam que pueden ser mortales para las personas, afirma Grigg.
En años recientes, los científicos han investigado una nueva forma de toxoplasma gondii llamada tipo X. Fue descubierta por primera vez en las nutrias marinas, y es una combinación de las cepas tipo II y una cepa única del parásito. No queda claro si el tipo X es más peligroso que el tipo II, pero representa alrededor de 40 por ciento de las infecciones.
En los pocos casos en los que el tipo X se ha encontrado en humanos existían algunos factores que vulneraban el sistema inmune: un paciente tenía una edad avanzada y el otro se había sometido a un trasplante, abunda Grigg.
Los ooquistes del toxoplasma gondii no pueden destruirse con luz ultravioleta o cloro, sólo mueren calentándolos o congelándolos, señala Grigg. De hecho, en 1995 hubo un gran brote en Victoria, Columbia Británica, quizá porque el sistema de agua municipal estaba usando agua sin filtrar.
(diseaseoftheweek.wordpress.com)
No todos los gatos tienen toxoplasmosis, pero la gran mayoría son infectados, expresa Grigg. Solamente segregan ooquistes cuando son jóvenes. Pero aunque sólo 10 por ciento de los 86 millones de gatos que se tienen como mascotas en Estados Unidos estuvieran infectados, la cifra sigue siendo enorme.
Eso no significa que no debas comer mariscos en lo absoluto. Para empezar debes estar alerta sobre dónde son cosechados y cuándo, afirma Melissa Miller del Centro de Cuidado Veterinario e Investigación sobre la Vida Marina en California. Pero puede haber problemas con las comidas crudas y sin cocer de todo tipo, incluidos los mariscos. “Existe mucho más que no sabemos”, añade.
También se investiga una vacuna contra el toxoplasma gondii para los gatos. Mientras tanto, puedes tomar algunas precauciones para prevenir que los parásitos de los desechos de tu gato se filtren al agua. Miller explica que ella recoge los desechos con una pequeña caja y la pone en bolsas de plástico que manda a un relleno sanitario certificado. También, dice que deja a su gato en casa.
Y aunque los parásitos pueden combinarse con otros, Grigg asegura que no debemos preocuparnos por un nuevo parásito de toxoplasma que pueda ser catastrófico para la especie humana.
“Lo que debemos esperar es que la naturaleza descubra cuál es ajuste adecuado, qué cepa no causa demasiado daño y pueda ser mantenida dentro de la naturaleza”, señala. “No creo que haya una cepa patogénica que vaya a surgir y mate a grandes cantidades de personas”.
Tomado de: CNN México. Febrero 20, 2012.