Daniel Defoe: historia del diablo

POR Francisco Fuster García
El autor toma como objeto a una personaje clave en la cultura occidental de todos los tiempos y lo analiza a partir de múltiples fuentes y enfoques, recopilando los testimonios históricos generados en torno a esta figura desde los orígenes de la Humanidad hasta la Época Moderna
(en.wikiversity.org)
“A los niños y a las viejas se les han dicho tantas cosas espantosas del Diablo, se han forjado de él ideas tan horribles, figuras tan monstruosas, que serían capaces de asustarle, si él se encontrase en la oscuridad y se presentara a sí mismo bajo las diferentes formas que de él ha inventado la imaginación del hombre; pero, por otra parte, no creo que pareciera tan espantoso si se pudiera conversar con él cara a cara”. Son palabras del escritor británico Daniel Defoe, célebre autor de la no menos célebre historia de Robinson Crusoe, en el primer capítulo de su libro The Political History of the Devil(1726), que acaba de traducir al castellano y rescatando una vez una joya de pasado olvidada, la editorial Capitán Swing Libros en su colección “Historia profana”.

Historia del Diablode Defoe es un buen ejemplo de lo que la historiografía actual llamaría historia de las mentalidades o, en un sentido más general, historia cultural. Defoe toma como objeto a una personaje clave en la cultura occidental de todos los tiempos y lo analiza a partir de múltiples fuentes y enfoques. A lo largo de las más de 350 páginas del libro, Defoe recopila los testimonios históricos generados en torno a esta figura desde los orígenes de la Humanidad hasta la Época Moderna en la que escribe el autor. Sin perder la amenidad, la descripción que hace Defoe de Satanás es una descripción erudita, que combina múltiples fuentes que van desde el estudio de los textos bíblicos hasta el análisis de la vasta literatura de todo tipo que ha suscitado la figura del diablo en el imaginario colectivo europeo de todas las épocas. En este repaso, huelga decir que juega un papel fundamental la visión de la Iglesia, sin duda la institución que más fama le ha dado al que, en teoría era y es, su enemigo natural. Defoe trata de matizar esta visión tradicional, oscura y nefasta del Diablo, situando su figura en el contexto histórico en el que surgió y demostrando que no todo lo que se ha dicho sobre él es verdad.
Los que hayan leído el Robinson Crusoesabrán ya del genio literario de Defoe. Los que conozcan mínimamente la historia de la cultura occidental sabrán de la importancia que ha tenido en ella la Iglesia y todo lo que esta institución ha sido capaz de imaginar, de “crear”. Por eso, creo que éste es un libro que constituye su propio reclamo y que hace innecesario mi consejo. Sin embargo, voy a darlo; voy a recomendarles la lectura de esta joya de Defoe rescatada por Capitán Swing, basándome en el interés que puedan despertarles estas palabras de la introducción en las que explica el que se propone que sea su objetivo: “Ofrecer la verdadera historia de ese Tirano del aire, de ese Dios del Mundo, de ese terror y esa aversión del Género Humano, que se llama Diablo; de hacer ver lo que es y lo que no es, donde está y donde no está, cuando está en nosotros y cuando no lo está…”
Tomado de:El Malestar en la (In) Cultura (http://malestarencultura.blogspot.mx). Febrero 18, 2010.