Creatividad: ¿una forma de locura?


POR Michelle Roberts
Se sabe que la creatividad está asociada con un mayor riesgo de depresión, esquizofrenia y desorden bipolar. De la misma forma, la gente que tiene familias con una historia de problemas mentales también tiende a ser más creativa
Virgina Woolf. Creativos y esquizofrénicos comparten la falta de filtros para regular la información que llega al cerebro (librarising.com)
Imágenes del cerebro revelan asombrosas similitudes en los procesos neuronales de las personas altamente creativas y aquellas que padecen de esquizofrenia. Ambos grupos carecen de importantes receptores que se emplean para filtrar y canalizar el pensamiento.
De acuerdo con expertos del Instituto Karolinska, en Suecia, puede que este procesamiento desinhibido sea lo que le permite a la gente creativa “pensar fuera de la caja” o lateralmente. Pero en otras personas puede conducir a enfermedades mentales.

Los especialistas sospechan que más que una división clara lo que hay es una especie de continuum, que permite a algunos tener rasgos psicóticos pero pocos síntomas negativos.
Arte y sufrimiento
Algunos de los principales artistas, escritores y pensadores de la historia han padecido de enfermedades mentales. Un ejemplo es el pintor holandés Vincent van Gogh. Otro, el matemático estadounidense John Nash (interpretado por Rusell Crowe en la película Una mente brillante).
También se sabe que la creatividad está asociada con un mayor riesgo de depresión, esquizofrenia y desorden bipolar. De la misma forma, la gente que tiene familias con una historia de problemas mentales también tiende a ser más creativa.
Y el profesor Fredrik Ullen cree que sus hallazgos pueden explicar por qué. Ullen estudió los genes receptores de dopamina en el cerebro (D2), que de acuerdo con los expertos controla el pensamiento divergente.
Uno de sus hallazgos fue que la densidad de receptores D2 en el tálamo de la gente creativa que obtenía buenos resultados en las pruebas sobre pensamiento divergente era menor que lo esperado. Lo mismo ocurre con la gente con esquizofrenia.
El tálamo sirve como centro de control, pues filtra la información antes de que llegue a las áreas de la corteza, la que es responsable, entre otras cosas, del conocimiento y el razonamiento.
“Menos receptores D2 en el tálamo probablemente ocasionan un menor grado de filtrado de las señales y por lo tanto un mayor flujo de información”, señala Ullen.
El investigador cree que esta abundancia de información no censurada es la chispa que enciende la creatividad. Eso explicaría por qué la gente muy creativa es capaz de ver las conexiones más insospechadas a la hora de intentar resolver problemas.
Los esquizofrénicos comparten con ellos esa habilidad para hacer asociaciones novedosas, pero en su caso el resultado son ideas extrañas y preocupantes.
Algo que aprovechar
Salvador Dalí (blogvecindad.com)
Mark Millard, un psicólogo británico miembro de la British Psychological Society dice que la sobreposición con las enfermedades mentales puede explicar la motivación y determinación compartida por las personas creativas.
“La creatividad es incómoda. Es su descontento con el presente lo que los lleva a cambiar. La gente creativa, igual que aquella que padece de desórdenes psicóticos, por lo general ve el mundo de forma diferente a la mayoría. Es como ver un espejo quebrado. Ven el mundo de forma fracturada”, explica.
“No están restringidos por los límites convencionales y eso se puede ver en su trabajo. Ahí está, por ejemplo, el caso de Salvador Dalí. Definitivamente, él veía el mundo de forma diferente y se comportaba de una forma que a otros les resultaba extraña”.
De acuerdo con el psicólogo británico, algunos negocios ya han reconocido y están empezando a capitalizar este conocimiento. Algunas compañías tienen laboratorios secretos y seguros, en los que su personal más creativo puede dedicarse a experimentar libremente sin interrumpir el quehacer cotidiano.
Y otro psicólogo, Gary Fitzgibbon, añade que la creatividad también puede entenderse como una habilidad particular para “suspender la incredulidad”.
“Cuando uno suspende la incredulidad y está dispuesto a creer en cualquier cosa se abre la posibilidad de identificar mayores posibilidades. La creatividad tiene mucho que ver con no sentirse limitado por las reglas ni aceptar las restricciones impuestas por la sociedad. Aunque, por supuesto, entre más se rompen las reglas, más posibilidades hay de ser considerado como mal de la cabeza”, abunda.
Fitzgibbon trabaja como asesor ejecutivo ayudándole a la gente a ser más creativa a la hora de solucionar problemas y pensar. “Por lo general el resultado es un aumento significativo de sus niveles de bienestar. Así que en lugar de asociar la creatividad a las enfermedades mentales se la termina asociando con mejor salud mental”, expresa.
Genios perturbados
Edvard Munch (revistadeletras.net)
*Virginia Woolf (escritora)
*Vincent van Gogh (pintor)
*Salvador Dali (pintor)
*Edvard Munch (pintor)
*Robert Schumann (compositor)
*John Nash (matemático)
*David Helfgott (pianista)
Tomado de:BBC Mundo. Mayo 29, 2010.
Casos de demencia se quintuplicarán en 2050
POR Blanca Valadez
Los institutos mexicanos de Neurología, Geriatría y Nacional de Salud Pública revelan que el índice de Alzheimer en viejos subió de 7.5 a 7.9 por ciento en un año. Calculan que en tres sexenios habrá 20 millones de ancianos en el país
(laprimeraplana.com.mx)
México.Un grupo de investigadores de los institutos de Neurología, Geriatría y Nacional de Salud Pública alertó que en México se elevará hasta cinco veces el número de adultos mayores con algún tipo de demencia, principalmente Alzheimer, pero lo grave es que se carecerá de cuidadores y de presupuesto para hacer frente a este problema que requiere medidas urgentes de prevención.
Ana Luisa Sosa, jefa del laboratorio de demencias del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez, dio a conocer los resultados de un estudio efectuado de manera coordinada que revelan que el índice de Alzheimer en la población mayor de 75 años avanzó de manera acelerada en un año, al pasar de 7.5 a 7.9 por ciento, lo que implica que hay casi 800 mil pacientes diagnosticados.
En el contexto del Día Mundial del Alzheimer, que se conmemoró el pasado 21 de septiembre, Sosa precisó que, conforme a las proyecciones de la pirámide poblacional, en el país se tendrá dentro de cuatro décadas alrededor de 4 millones de afectados y no habrá cuidadores –familiares y especialistas— suficientes para tratar el trastorno neurodegenerativo que causa muerte neuronal prematura, alteraciones de la conducta, del humor y cambios en la personalidad.
“Es la primera causa de incapacidad en el adulto mayor”, detalló Sosa, tras mencionar que a pesar de que esta enfermedad aún es un enigma para la ciencia, conforme a los resultados de la investigación de los tres institutos nacionales se detectó que entre los riesgos para desarrollarla se encuentra la obesidad.
“Es un riesgo modificable, ahora sabemos que no solo provoca enfermedades cerebrovasculares, hipertensión arterial o diabetes, sino también Alzheimer”, precisó la especialista. Hay otros factores en estudio que pueden propiciar la enfermedad, como el abuso de sustancias, la depresión y el estrés.
Sosa coincidió con Guillermo Albert, miembro de la Academia Mexicana de Neurología, quien señaló que hay 10 millones 633 mil personas con más de 65 años, de los cuales casi 800 mil padecen dicha demencia.
Albert detalló que en 1970 había una proporción de 100 jóvenes cuidadores (familiares y especialistas) por cada 108 ancianos con Alzheimer, mientras que en la actualidad hay 10 por cada 100 enfermos.
Envejecimiento
(oem.com.mx)
La OMS ya alertó a México que su tendencia de vivir 10 años se traducirá, en menos de tres décadas, en que uno de cada cuatro mexicanos será mayor de 60 años, por lo que de no haber prevención, los problemas de demencia, enfermedades crónicas como diabetes mellitus, hipertensión y cardiovasculares ocasionarán dificultades presupuestales en el sector salud.
Uno de los problemas a los que nos enfrentaremos en poco tiempo, comentó Albert, miembro de la Academia Mexicana de Neurología, es que “sin duda para 2050 habrá más ancianos que jóvenes, en una relación de 129 adultos mayores con alta posibilidad de desarrollar demencias por cada 100 ya diagnosticados.
“Se estima que 30 por ciento de las personas mayores de 80 años sufrirán algún tipo de demencia, por ello habrá más personas enfermas que cuidadores de esos pacientes que se vuelven dependientes, ya que en etapas intermedias y avanzadas no pueden hablar, carecen de control de esfínteres, pueden perderse dentro de su propia casa o salirse a la calle por pánico, ser violentos y hasta perder movilidad absoluta”, agregó Albert.
En el país la población mayor de 60 años crece a razón de 3.8 por ciento cada año, lo que significa que en tres sexenios más habrá 20 millones de ancianos.
“Las demencias son enfermedades devastadoras, que hasta ahora no tienen cura y su evolución es progresiva, sumamente costosas, simplemente se estima que el Alzheimer causa gastos por 600 mil millones de dólares a escala mundial. Cada siete segundos se diagnostica en el mundo un nuevo caso”, detalló el neurólogo.
Los costos médicos y familiares de la enfermedad ascienden a más de 150 mil pesos al año, aunque la cifra puede ser tres veces mayor cuando el paciente alcanza etapas avanzadas.
México participa en desarrollar una vacuna
(puntomedio.com.mx)
México participa en protocolos de investigación internacional con familias completas –sobre todo de los Altos de Jalisco, donde se han registrado antecedentes de la enfermedad de Alzheimer en etapa avanzada— para el desarrollo de la primera vacuna preventiva y de regeneración neuronal que pueda detener el avance de este tipo de demencia crónica y degenerativa.
Edilberto Peña, director de Investigación del Instituto de Neurociencia, Investigación y Desarrollo Emocional, explicó que, luego de ser probada con animales, ahora la sustancia se encuentra en la etapa de efectividad, tolerancia y eficacia en humanos.
“La vacuna se basa en inyectar un nuevo inmunógeno-adyudante que favorece la generación de anticuerpos contra las placas neuríticas donde se acumula la proteína bet-amiloide que daña el cerebro de los pacientes con Alzheimer”, explicó.
Además, el Instituto Nacional de Geriatría anunció el desarrollo de un nuevo modelo de atención médica con un enfoque preventivo para este grupo de población, afirmó su titular Luis Miguel Gutiérrez Robledo.
“La enfermedad de Alzheimer es el padecimiento demencial más frecuente y por ello se trabaja en diferentes estrategias que garanticen la atención médica de este sector de la población como es el caso de la Consulta Segura, que permite la prevención y detección oportuna de este padecimiento en los afiliados del Seguro Popular con una revisión anual de su salud”.
Tomado de:Milenio Diario. Septiembre 21, 2012.