Kamloops: una fosa común para 215 niños indígenas

POR AP y BBC News Mundo

La ministro de Relaciones Indígenas de Canadá, Carolyn Bennett, señaló que las escuelas residenciales eran parte de una política colonial “vergonzosa” y que el gobierno estaba comprometido a “conmemorar a esas almas inocentes perdidas”

En memoria de los más de 200 niños cuyos restos fueron encontrados enterrados en terrenos de un internado para niños indígenas, el primer ministro Justin Trudeau, ordenó izar las banderas de todos los edificios federales a media asta.

“Para honrar a los 215 niños cuyas vidas fueron arrebatadas en la antigua escuela hogar Kamloops y a todos los niños indígenas que nunca llegaron a casa, los sobrevivientes y sus familias”, he pedido que las banderas en todos los edificios federales ondeen a media asta, señaló Trudeau.

Rosanne Casimir, jefa de la Primera Nación Tk’emlups te Secwepemc en Columbia Británica, explicó que los restos de 215 niños, algunos de tan sólo tres años, fueron confirmados el fin de semana pasado con la ayuda de un radar.

Desde el siglo XIX hasta la década de 1970, se ordenó que más de 150 mil niños originarios asistieran a escuelas cristianas financiadas por el Estado como parte de un programa para asimilarlos a la sociedad canadiense. Fueron obligados a convertirse al cristianismo y no se les permitía hablar sus idiomas nativos. Muchos fueron golpeados y maltratados verbalmente, y se dice que murieron hasta seis mil.

El gobierno de Canadá se disculpó ante el Parlamento en 2008 y admitió que el abuso físico y sexual en las escuelas era desenfrenado. Muchos estudiantes recuerdan haber sido golpeados por hablar su lengua materna; también perdieron contacto con sus padres y costumbres.

Los líderes indígenas han citado ese legado de abuso y aislamiento como la causa fundamental de las tasas epidémicas de alcoholismo y adicción a las drogas en las reservas.

Se realizan planes para traer expertos forenses para identificar y repatriar los restos de los niños encontrados enterrados en el sitio.

La escuela Kamloops operó entre 1890 y 1969, cuando el gobierno federal asumió las operaciones de la Iglesia católica y funcionaba como colegio de día hasta que cerró en 1978.

¿Qué se sabe de los restos?

De acuerdo con los voceros de Tk’emlups te Secwepemc, los restos fueron encontrados con la ayuda de un georradar durante una inspección de la escuela.

“Hasta donde sabemos, las muertes de estos niños nunca fueron documentadas”, abundó Casimir. Algunos de ellos tenían apenas tres años. Buscamos una manera de confirmar los hechos con el más profundo respeto y amor por esos niños perdidos y sus familias, entendiendo que Tk’emlups te Secwepemc es el lugar de descanso final para estos menores”.

También señalaron que se habían acercado a las comunidades cuyos niños habían asistido a esta escuela. Y afirmaron que esperan obtener resultados preliminares a mediados de junio.

La directora forense de la Columbia Británica, Lisa Lapointe, explicó a la emisora canadiense CBC que se encuentran “en las primeras etapas del proceso de recopilación de información”.

Reacciones

Las reacciones han sido de conmoción, dolor y arrepentimiento.

“Las noticias sobre los restos que se encontraron en la antigua escuela residencial de Kamloops me rompen el corazón”, escribió Trudeau en un tuit.

La ministra de Relaciones Indígenas de Canadá, Carolyn Bennett, añadió que las escuelas residenciales eran parte de una política colonial “vergonzosa” y que el gobierno estaba comprometido a “conmemorar a esas almas inocentes perdidas”.

Por su parte, Terry Teegee, el jefe regional de la Asamblea de Naciones Originarias, calificó el hallazgo de esos cuerpos como un “trabajo urgente” que “refresca el dolor y la pérdida” de las comunidades de la región.

Esos puntos de vista fueron compartidos por otros grupos indígenas, incluida la Autoridad de Salud de las Naciones Originarias. “Lamentablemente, esta situación no es una sorpresa e ilustra los impactos dañinos y duraderos que el sistema escolar residencial continúa teniendo en las personas de las naciones originarias, sus familias y comunidades», señaló su director ejecutivo, Richard Jock, en un comunicado.

¿Qué eran las escuelas residenciales?

Desde aproximadamente 1863 hasta 1998, más de 150 mil niños indígenas fueron separados de sus familias e inscritos en estas escuelas. A menudo, a los niños no se les permitía hablar su idioma ni practicar su cultura, y muchos eran maltratados y abusados.

Una comisión lanzada en 2008 para documentar los impactos de este sistema arrojó que un gran número de niños indígenas nunca regresó a sus comunidades de origen.

El histórico informe Verdad y Reconciliación, publicado en 2015, determinó que la política equivalía a un “genocidio cultural”.

En 2008, el gobierno canadiense se disculpó formalmente por el sistema.

El Proyecto Niños Desaparecidos documenta las muertes y los lugares de entierro de los niños que murieron mientras asistían a estas escuelas. Hasta la fecha, se han identificado más de 4 mil 100 menores, según explica.

FOTO Portada “Taking steps for healing» (Kamloops News)

Mayo 29, 2021.