Bryce Echenique: “Tenlo pero no vengas”


POR Teófilo Huerta
Brutal lo que hacen todas las autoridades involucradas. Y tan vergonzante que les da pena entregarlo en nuestro territorio y lo harán en lo oscurito, como una transacción criminal. Similar al popular “comes y te vas”, ahora a este tipo le dicen “ten tu premio pero no vengas”
(vivirmexico.com)
Estimados lectores:
Me asaltaron tantas ideas que me han revuelto el cerebro.
Y todo porque sinceramente me parece inusitado que el caso del Premio FIL 2012 al plagiario (y por lo tanto auténtico tramposo y mentiroso textual) Bryce Echenique no provoque ya una postura oficial o el tipo renuncie al mismo al menos por pundonor.
Cada día hay notas y más notas, posturas y más posturas de valiosos intelectuales que rechazan el premio. Además de las firmes opiniones de Homero Aridjis, Rafael Pérez Gay, Héctor de Mauleón, René Avilés Fabila, Soledad Loaeza y Juan Carlos Rulfo, están las voces muy autorizadas como las de Christopher Domínguez Michael , Alberto Ruy Sánchez y Juan Villoro.

Entre las reflexiones más sensatas están las de que ya sean artículos u obras mayores, finalmente todo cae en el terreno literario y son la expresión ética de quien los suscribe.
De pronto surge como de la chistera una carta de apoyo al otorgamiento del premio al escritor peruano firmada por “más de 100” escritores y académicos (¡háganme el sagradísimo favor!; seguro puro académico barco a cuyos alumnos hay que avisarles que pueden fusilarse todo lo habido y por haber pues además de buenas notas podrán aspirar al cuadro de honor).
Y la historia todavía nos da sorpresas, pues de pronto aparece un arrepentido de haber firmado la carta de apoyo: Rafael Gamucio. Ya después de cerrar el artículo tengo que actualizarlo porque la Agencia del Premio FIL, una cosa rara entre el jurado y los organizadores, ¡ha decidido no exponer al pobre plagiario y mejor llevarle a casita su premio!
Brutal lo que hacen todas las autoridades involucradas. Y tan vergonzante que les da pena entregarlo en nuestro territorio y lo harán en lo oscurito, como una transacción criminal, tal como lo es. Similar al popular “comes y te vas”, ahora a este tipo le dicen “ten tu premio pero no vengas”.
Y ahí queda el ejemplo para todos los niños y jóvenes sobre el acto de copiar: puede hacerse y hasta obtener premio por ello.
En esto último las autoridades culturales y educativas del país calladas (hasta el cierre nuevamente del artículo) pero condescendientes; más preocupadas por defender el compromiso del premio y la independencia del jurado que la ética, la transparencia y la virtud.
En fin, el tema ya hasta es de botana, pues el atinado Héctor de Mauleón en forma sarcástica retomó a propósito un texto de Salvador Novo y lo firmó como de su autoría para dedicárselo al pobre de Bryce. Yo sinceramente tenía hace unas semanas algunas intenciones maquiavélicas de hacer eso en este espacio y todavía hoy lo pensé, o bien hacer un collage con varios de los artículos de los colegas de Ópera Mundi y firmarlo como mío como una suma a lo hecho por de Mauleón; sin embargo, recapacité que ya ni eso iba a resultar original.
Ya con esto me parece he cumplido con las líneas esta vez, quizá no con mucho esfuerzo pero sí con algo más que el que hacía Bryce Echenique con sus respectivas plagio-colaboraciones.
Y ante aquella cartita, yo retomo a Benedetti y digo que contra el Premio FIL 2012 somos mucho más que cien.