Poliamor: ¿La monogamia tiene fecha de caducidad?

POR Regina Swain

La crisis actual de la institución matrimonial sólo puede comprenderse si atendemos al deterioro de uno de los cimientos que le da razón de ser: la monogamia, la cual desde hace varios años trae inscrita en el celofán que la envuelve la fecha en que debe remplazarse

La palabra “poliamor” es un neologismo que significa tener más de una relación íntima, amorosa y duradera, pero no necesariamente sexual simultáneamente con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. El individuo que se considera a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones se define a sí mismo como poliamoroso o “poli”.
Poliamor es una palabra híbrida: del griego poli que significa múltiples o más de uno y del latín amor. Ha sido acuñada separadamente por varias personas: la sacerdotisa pagana Morning Glory Zell, que en 1990 utiliza el término en su artículo A Bouquet of Lovers, haciéndolo popular, y Jennifer Wesp, quien en 1992 creó un grupo de noticias en Internet llamado alt.polyamory. Sin embargo, el término aparece ocasionalmente desde los años sesenta, e incluso es utilizado fuera de la cultura poliamorosa en infinidad de relaciones anteriores al surgimiento del término; por ejemplo, en los años veinte con William Moulton Marston, así como en la tradición de muchas etnias y culturas que aún prevalecen. El concepto viene originalmente del idioma inglés, donde se le designa como polyamory.
Entre los famosos que han decidido practicar el poliamor podemos mencionar a Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, William Wilkie Collins, William Moulton Marston, Percy Shelley y Eric S. Raymond. El cine también ha tratado el tema del poliamor en películas como Y tu mamá también de Alfonso Cuarón, La última tentación de Cristo de Martín Scorcese y Cumbia Callera de René U. Villarreal, por mencionar solo algunas.
Los poliamorosos dicen que no son promiscuos, pero ¿es posible amar realmente a dos personas a la vez? ¿Es promiscuo? ¿Perverso? Quienes aman a varias parejas a la vez dicen que no y que, por el contrario, es más sano que mantener relaciones escondidas que puedan lastimar a terceros, cuartos o quintos.
El poliamor se trata de experimentar diversas relaciones consensuadas al mismo tiempo, donde todas las personas involucradas en la relación están totalmente enteradas de la existencia de una o varias personas más. Estas relaciones de amor no necesariamente son sexuales. Las características que determinan la poliamoría son la comunicación, la ética, honestidad, amor y la lealtad por encima de la fidelidad. Capacidades, en muchos casos, totalmente opuestas a las que se viven en una relación tradicional.
Las parejas “poliamorosas” pueden o no involucrarse sexualmente, pero lo que se busca por sobre todas las cosas es mantener un nivel de amor y de confianza casi incorruptible entre ellas. Se trata de llevar a cabo una relación amorosa con varias parejas estables a la vez.
Los poliamorosos dicen que su filosofía no es más que la aceptación de la naturaleza humana que, según afirman, no es monógama. Dicen que el sexo puro y natural no es el enemigo, sino el engaño y la traición, esto de acuerdo con un estudio publicado en el Electronic Journal of Human Sexuality sobre lo que es y no el poliamor. Además aseguran que es peor aparentar ser monógamo y tener corazón poliamoroso; sostener otras relaciones amorosas o sexuales en secreto, fuera de su pareja y correr el riesgo de dañar a muchas personas a la vez.
¿La monogamia caduca?
En la historia de la sexualidad han existido comunas poliamorosas, entre las que figura la de Oneida en Nueva York a mediados del siglo 19. La práctica del poliamor ha salido a la luz pública porque artistas y escritores como Anaïs Nin, Henry Miller y entre otros ya mencionados lo practicaron abiertamente.
En México apenas comenzamos a conocer el poliamor. Ya existe un sitio web nacional, poliamoria.com, y un grupo que utiliza el servicio de Yahoo para hablar de temas poliamorosos, además de tres grupos que se reúnen para compartir vivencias, conocer gente con las mismas preferencias y hacer amigos.
Quienes viven esta forma de amar no buscan que el mundo se convierta en “poli”, sino que se acepte la posibilidad de que la monogamia podría convertirse en una opción caduca, que no es acorde con el movimiento ni la vida del tiempo actual que exige formas de relacionarse de manera evolucionada.
De acuerdo con datos del Instituto Mexicano de la Sexualidad, en México, la cifra de divorcios de 1975 a 2000 es prácticamente la misma que de 2000 a 2003; el número de matrimonios entre los jóvenes ha bajado y aunque éstos no se atreven a declarar que no piensan casarse, tomar la decisión de anunciarlo públicamente puede llevarles décadas.
Hay desencanto y crisis en lo que se refiere a la institución matrimonial y al matrimonio monógamo. La psicóloga e investigadora del Imesex, Paulina Millán, señala que dentro del poliamor la regla es que no hay reglas, “cada pareja pone las suyas. Una puede abrirse a una tercera persona, o ser una familia de cinco. Siempre hay una relación primaria, que es el vínculo afectivo profundo y cercano, y las secundarias, que son relaciones satélite”.
Millán afirma que “no podemos encontrar todo lo que nos gusta y nos hace feliz en una sola persona. Puedes encontrar relaciones satisfactorias con distintas personas”.
¿Los mexicanos somos poliamorosos?
Una encuesta realizada por Imsex en 2004 entre un grupo de 700 mexicanos arrojó estos resultados: la naturaleza de los humanos es 63.7 por ciento polígama, 34 por ciento monógama y 0.5 por ciento ambas cosas, mientras que el 1.7 restante no contestó; 51.9 por ciento de los hombres dijeron que es posible amar a más de una persona a la vez, mientras que 50.9 por ciento de las mujeres contestó lo mismo.
Aspectos positivos y negativos del poliamor
Antes de que un individuo decida entablar una relación poliamorosa es necesario que tome en cuenta lo siguiente: para manejar una relación en la que participan más de dos individuos se requiere de una inteligencia emocional madura; una comunicación abierta al ciento por ciento las 24 horas del día; un control absoluto de los celos. No es que no se sientan, sino que el individuo deberá de ser capaz de confrontar sus miedos e inseguridades; se requiere de una fortaleza interior. A cambio, dicen los poliamorosos, se fortalece la pareja. Pero, como todo, tiene su lado negativo. Esta forma de vida no es aceptada por la sociedad, por lo que el poliamoroso se tendrá que enfrentar a la discriminación social, será señalado y estigmatizado. Si se educan a los hijos en un grupo poliamoroso los niños podrían ser víctimas de burla por parte de sus compañeros y amigos. Si el poliamor no se maneja con inteligencia emocional, el grupo amoroso puede ser destruido por los celos.
Tipos de poliamor
* Familia combo: Grupo de adultos, más de tres, que vive en familia, comparte un espacio, algunos tienen hijos y los educan entre todos.
* Pareja abierta: Cuando una pareja tiene varias relaciones, siempre y cuando ambos estén informados.
* Polifidelidad: Un grupo de 3 o 4 personas que están juntos pueden compartir una misma casa y son exclusivos entre ellos.
* Redes afectivas: Tienen relaciones importantes a un mismo nivel afectivo, aunque vivan lejos y no compartan un mismo espacio.
* Relaciones jerárquicas. Distingue entre relación “primaria” y “secundaria”, esto sucede en la mayoría de los matrimonios abiertos.
* Poligamia, se puede presentar como poliginia o poliandria: Se da cuando una persona se casa con varios esposos (poliandria) o varias esposas (poliginia), los cuales pueden estar o no casados o mantener relaciones entre sí.
* Relación o matrimonio grupal. Donde se considera que todos los miembros están igualmente asociados. El término fue popularizado por algunos novelistas como Robert Heinlein en Stranger in a Strange Land y The Moon Is a Harsh Mistress de Robert Rimmer y Valentine Starhawk.
* Redes de relaciones inconexas. Donde cada persona puede tener varias relaciones, en diversos grados de importancia, con varias personas.
* Relaciones mono-poliamorosas. Donde uno de los integrantes es monógamo pero acepta que el otro sostenga relaciones externas.
* Arreglos geométricos. Se describe por el número de personas involucradas y su relación de conexión. Por ejemplo, “Trío” y “Cuadra”, tanto como en geometrías “V”, “N” y “W”, donde el vértice llamado “pivote” corresponde al individuo que tiene dos conexiones.
* Tribu, clan. Donde las relaciones de amistad, amor y sexualidad obedecen a redes complejas entre sus miembros, manteniendo entre todos una identidad y cuidado comunes.
Algunas personas pueden describirse como poliamorosos aun sosteniendo relaciones exclusivas, al mantener lazos afectivos con más de una persona. La relación abierta denota un vínculo (usualmente entre dos personas) donde los participantes son libres de tener otros amores; cuando dichas personas están casadas se denomina matrimonio abierto. La “relación abierta» y el «poliamor» son términos diferentes. Algunas relaciones ponen restricciones estrictas para sus miembros, por ejemplo, la polifidelidad; tales relaciones son poliamorosas, pero no son abiertas. Otras relaciones permiten sexo fuera de la relación primaria, pero no amor o romance; tales relaciones son abiertas pero no poliamorosas. Algunos poliamorosos no ven dicotomías entre “relacionados y no relacionados”, entre “amores y no amores”; sin estas divisiones, pierde sentido clasificar las relaciones como abiertas o cerradas. El término “relación abierta” es comúnmente usado por personas que desconocen el término «poliamor», pues existen puntos en común entre los dos términos, aunque, como se dijo antes, son dos términos distintos.
¿Cuál es la diferencia entre el estilo de los poliamorosos y de los swingers?
La sola mención de la palabra swinger nos remite a los años setenta, cuando ese estilo de vida estaba en boga. Los swingers gustaban de intercambiar parejas sexuales y creían en el sexo libre. Esto, por supuesto antes de la llegada del condón y el sida. A diferencia de los poliamorosos, el estilo de vida swinger no proponía un compromiso. Aunque muchas parejas swingers estaban casadas y tenían relaciones sexuales con otras parejas de swingers, o sexo en grupo, nunca se hablaba de un compromiso que llegara más allá del mero intercambio corporal casual. En el caso de los poliamorosos, la premisa incluye el compromiso amoroso a largo plazo, al que puede agregarse o no el componente sexual.
Honestidad y respeto en ambos lados del espectro
La mayoría de los monógamos define la fidelidad como “el compromiso con un sólo amor exclusivo, prohibiéndose mutuamente tener relaciones sexuales o amorosas con otras personas durante dicho compromiso”. Por su parte, la mayoría de los poliamorosos define la fidelidad como “el ser honesto con sus amores respecto a sus relaciones, adhiriéndose a los compromisos establecidos con cada uno de ellos”.
Las personas en relaciones convencionales a menudo acuerdan no buscar otras conexiones en ninguna circunstancia, ya que atentarían contra el trato original. Los poliamorosos creen que estas restricciones no son buenas para una relación, ya que tiende a reemplazar la confianza con prohibiciones posesivas y ponen los enlaces en un marco de propiedad y control.
La posición de la sociedad y la Iglesia
La mayoría de las denominaciones religiosas —incluyendo todas las cristianas— esperan que una persona elija una sola pareja sexual o marital, e inclusive aquellas religiones que permiten relaciones polígamas, como la mormona, comúnmente las limitan a una forma rígida y bien definida de matrimonio: la poliginia. Los líderes religiosos hablan poco del poliamor, probablemente debido al bajo perfil que guarda comparado con otros temas relacionados con la sexualidad humana, como la homosexualidad, y quizás porque el poliamor no se identifica aún muy claramente como una forma de vida alternativa.
División del amor
Una crítica común al poliamor se basa en la creencia de que al dividir el amor entre varias parejas éste disminuye. Los poliamorosos rechazan esta visión del amor, argumentando que el sentimiento de afecto no baja en intensidad por la división. La visión sistémica encuentra que el amor que surge en el grupo poliamoroso puede ser algo inalcanzable por una persona o una pareja en lo particular. Aquellos que valoran la monogamia a menudo mencionan la fuerza y confianza que puede llegar a darse en las parejas monógamas que se concentran el uno en el otro y no tienen relaciones fuera del matrimonio.
Un punto de vista intermedio es que mantener una relación requiere tiempo y energía, y ninguno de estos recursos son infinitos; así, mientras es posible amar a varias personas tanto como a una, llega el punto en el que los lazos afectivos comienzan a sufrir

Poliamor: ¿La monogamia tiene fecha de caducidad? comentarios en «2»

  1. A fin de cuentas, la intimidad, la sexualidad, la amistad, el amor, el matrimonio… son parte de la cultura, algo construído por el mismo humano, claro, en el fondo hay aspectos económicos, aparte de los afectivos, como motivadores. Lo importante aquí es: la Lealtad antes que la fidelidad, pero cómo trabajar esto?

  2. Estoy de acuerdo con Balbina, las relaciones entre los seres humanos se construyen a partir de las experiencias vividas con "los otros" y por supuesto que esos otros son personas que tuvieron y tienen un significado en nuestras vidas; pienso que de ellos aprendemos una manera de ser, de entender el mundo y a su vez de estar en el.

    Gracias por el artículo. Muy interesante.

Los comentarios están cerrados.